dilluns, 21 de desembre de 2015

Star Wars VII: El despertar de la Fuerza (sin spoiler)

Antes de empezar la crítica, quiero aclarar que si habitualmente es complicado hacer una crítica objetiva de una película, hacerla de Star Wars: The Force Awakens es aún más difícil, ya que en su desarrollo se interponen los maravillosos sentimientos que surgen al ver cualquier episodio de la mejor saga de todos los tiempos. Dicho esto, podríamos resumir esta crítica en dos palabras: im-presionante. El problema es que me piden que escriba algo más, así que allá vamos.

Paradójicamente, querría empezar esta crítica nombrando lo peor del filme (si, aunque no lo creáis tiene cosas por mejorar), como el desaprovechamiento del hecho de tener a los actores originales de la saga o el papel que juega el villano Kylo Ren. En lo primero, poder contar con los actores originales de Star Wars es un arma de doble filo. La parte buena es que pocos apreciarán las razones por lo que esto conlleva negativamente, ya que la nostalgia que todos los fans de esta saga tenemos hacia ellos es descomunal. La parte mala, es que Abrams no los ha sabido meter en la séptima entrega del mejor modo. Leia es probablemente la que mejor entra, pero Han Solo no acaba de convencer debido a los intentos fallidos de meterle como sea en una constante sobreexposición del contrabandista. Por su parte, Luke aparece tan poco que no da tiempo a juzgarlo, quizá demasiado poco para lo que representa en la saga. En lo segundo, como hemos dicho, Adam Driver hace un buen papel dando vida al villano, lo malo del personaje es su trascendencia en la película, ya que el hijo de la pareja formada por Solo y Leia no acaba de convencer como villano, ya que queda a años luz del mejor villano que vimos en muchos años, aquel al que Kylo llama abuelo.

Ahora nos centraremos en lo mejor, que como os imaginaréis no es poco. En primer lugar, la irrupción de personajes como Rey, Finn o Poe, que destacan por su gran entrada en la saga. La primera, interpretada por Daisy Ridley, es sin duda la mejor noticia de la película, ya que además de la extraordinaria actuación que hace la joven actriz (ojo con poder entrar a ser candidata a Óscar), su personaje cae tan bien que contamos por horas los minutos en que no está en la pantalla. De Finn, por su parte, agradecemos mucho la compenetración que mantiene con Rey, llevándolos a formar una magnífica pareja de rebeldes con misión de ayuda a la Resistencia. Además, su personaje (novedoso en la saga por lo que representa y de donde viene) cae como anillo al dedo en esta película. Por último, Poe no nos deja insatisfechos para nada, ya que cumple su misión en la película.



En segundo lugar, y como una de las partes más destacables de esta entrega, es la aparición del nuevo R2-D2, BB8, cuyo papel nos encanta a todos los visionarios, sin excepción, ya que nos deja unos toques de humor que agradecemos, además de que recuerda con gran ilusión a su "predecesor" anteriormente mencionado.

Espero que la película os guste tanto como a mí, ya que llego a situarla en uno de los mejores puestos en la parrilla que forman estas 7 películas hasta la fecha. Está claro que lo que George Lucas creó quedó en buenas manos tras su venta a Disney, y nos alegramos cada vez más al recordar que aún quedan dos películas más por estrenar en los próximos años.

Escrito por @Eric8a97

1 comentari :

  1. Bueno pues por lo menos no la despellejaste, jijiijiji... Definitivamente con Star Wars: The Force Awakens , me llevé una gran sorpresa. Como espectadora que ha asistido a los estrenos de los films previos, que prácticamente ha crecido con la primera trilogía, sólo puedo decir que me he enfrentado a una sensación con doble filo. Por un lado, feliz de reencontrarme con los viejos personajes, de palpar a ratos el espíritu de los films originales, de sentir la fuerza correr por mis venas mientras disfrutaba de una más que brillante mezcla de efectos digitales y físicos (uno de los mayores aciertos del film); pero por otro estaba todo el rato por delante del film, sabiendo en cada momento lo que iba a pasar, algo que sólo debe estar destinado a los más que necesarios segundos visionados. Ejemplo: en cuanto Han Solo llama a su hijo, sabemos qué va a pasar, y el momento, aunque bien interpretado, no posee fuerza. Pero sería injusto acribillar la película por ser a ratos, demasiados, predecible y casi una fotocopia de los instantes de la película que lo empezó todo. Al final El despertar de la fuerza parece más una película nostálgica que funcionará como transición para la nueva etapa de Star Wars ahora bajo la administración Disney Studios.

    ResponElimina