divendres, 2 de desembre de 2016

La censura en el mundo del cómic

¿Qué tienen en común estas tres portadas?



 



















Lo reconozco, no son las portadas que estamos acostumbrados a ver hoy en día. Pueden parecer anticuadas y hasta graciosas. Es más, mucha gente se ha llegado a mofar de dicha etapa de Batman ya que durante esos años perdió toda la oscuridad que le caracteriza en nuestros días. Pero lo que se esconde detrás de estas aventuras tan extravagantes y poco usuales es mucho más complejo.

Si nos fijamos bien, en la parte superior de las tres portadas, a su derecha podemos ver una pequeña etiqueta blanca. En los tres casos es la misma ya que pertenecen a la misma época. Dicha etiqueta dice textualmente: "Approved by Comics Code Authority" (Aprobado por la Autoridad del Código de Cómics).



Y os preguntaréis, ¿qué es dicha institución? Para responder a esa pregunta tendremos que irnos casi 70 años atrás en el tiempo. Estados Unidos vivía la posguerra de la Segunda Guerra Mundial y empezaba la Guerra Fría contra el comunismo. Pero, a ojos de todo el mundo, vivía en una democracia. Los años de censura, siempre asociados a las dictaduras, no parecían asociarse con dicho país. Sin embargo, si eso fuera cierto no estaríamos hablando de la censura en este artículo.

La CCA fue creada en 1954 en consecuencia de los contenidos poco adecuados que mostraban los cómics, según el punto de vista de dicha autoridad. Cabe destacar que si un cómic no estaba aprobado por la CCA se podía sacar a la venta igualmente, pero dicha autoridad tenía mucho peso mediático y si un cómic no se adecuaba a sus reglas, no estaba bien visto y, por tanto, no vendía. Podemos estar delante de no solo una censura por parte de la autoridad, si no una censura aceptada por la sociedad. 

¿Y qué censuraba y qué no? Por ejemplo, se censuraba a los cómics que mostraban a las fuerzas de seguridad como organizaciones poco elaboradas y eficientes. Los villanos no podían ser carismáticos, ya que podían incitar a la población a imitarlos. Entonces, nos encontramos como resultado a villanos muy poco usuales y directamente a malvados procedentes de otros planetas y mundos dignos de películas de ciencia ficción. Un villano de clase alta o económicamente poderoso también estaba mal visto, por tanto, nos encontramos delante de viñetas donde apenas se muestra el dinero como tal. 

Por último, tenemos las censuras típicas de una época conservadora como no mostrar violaciones, no enseñar cuerpos desnudos ni referencias a actos sexuales, no escribir palabras malsonantes, etc. Pero a mí, lo que me resultó más extraño y a la vez surrealista fue un hecho que la CCA estuvo persiguiendo durante casi 20 años. No es casualidad ver que en esos años, los zombies en el mundo de la viñeta americana no existían y es que dicha autoridad no aceptaba ver a muertos vivientes en sus cómics. Como curiosidad, Marvel tiró de pícaro y mostró muertos vivientes en sus aventuras, pero no llamándolos como tal e inventándose un nuevo nombre: "zuvembies". Dichos personajes no eran mostrados como muertos vivientes como tal, si no que según Marvel estaban controlados por la magia negra. La CCA lo pasó por alto y los aprobó. "Hecha la ley, hecha la trampa".


No todo es eterno y la CCA fue perdiendo importancia a medida que pasaban los años. Marvel fue sacando cómics que no eran aprobados por la CCA y se dieron cuenta que como la calidad era buena, la gente lo compraba igual. 
Por tanto, a partir de ahora si veis el Batman de los años 60 peleando con marcianos a la vez que baila no os extrañéis ni culpéis a los redactores por la calidad del cómic, simplemente es lo que la sociedad de su momento quería ver. Por suerte o por desgracia, los cómics han vuelto a sus inicios y la censura ya nos queda lejos.

Cap comentari :

Publica un comentari a l'entrada