dimarts, 9 de maig de 2017

Crítica: Las Chicas del Cable (Cap. 1)


El pasado 28 de abril de 2017 se estrenó la primera serie española original de Netflix titulada "Las Chicas del Cable". Sus capítulos se pueden ver a través de la plataforma de moda, tienen una duración de 50 minutos aproximadamente y antes de saber el éxito que tendría ya se ha confirmado una segunda temporada. Está protagonizada por Blanca Suárez, Ana Fernández, Maggie Civantos y Nadia de Santiago, entre muchos otros actores y actrices y su género es el drama.

Bien, pues, después de esta introducción para poneros en contexto os cuento de qué va está serie que, personalmente y ya os aviso, no me gustó su primer episodio. Nos encontramos en la década de los años 20, concretamente en 1928, cuando España estaba gobernada por la dictadura del general Primo de Rivera y había terminado la guerra de Marruecos. En Madrid empieza a funcionar una empresa de telecomunicaciones junto a las nuevas trabajadoras, Lidia, Marga, Ángeles y Carlota. A partir de aquí, empezará una lucha por la independencia de la mujer y sus derechos en un entorno y sociedad que les negará cualquier cosa que hagan fuera de lo normal o fuera de lo que diga el hombre.

De este modo, tenemos la premisa de una serie que no solo quiere reflejar la sociedad española de principios del siglo XX sino, también, quiere ser una denuncia a los pocos derechos que tenía a la mujer en su momento y parece que hoy en día algunos aspectos se mantienen. Sin entrar en ningún debate que pueda ocasionar y argumentando solo habiendo visto un capítulo (porque no creo que vea ninguno más, o sí) pienso y afirmo que "Las Chicas del Cable" es de las peores series españolas hechas en los últimos años. O por lo menos de los peores inicios de temporada.

Antes de que nadie diga nada voy a explicar porque pienso esto. Empecé a verla con entusiasmo y ganas, ya que era histórica, el tema me interesaba mucho y sus protagonistas son grandes actrices. Pero no me esperaba tal aberración, sinceramente. Falsa, sí, "Las Chicas del Cable" es falsa. Como espectador no te crees nada de lo que sale en pantalla. ¿Y las intérpretes? Están ridículas, no transmiten nada y no hay manera de empatizar con ellas. Está claro que, como drama que es, es imprescindible conectar con el argumento y mucho más con sus personajes, pero en este primer episodio es imposible. Está muy sobreactuada, no hay ninguna secuencia con la que tengas una reacción de sorpresa o indignación.

Si a la sobreactuación, a la desconexión emocional, a la falsedad y a que nada es creíble le sumamos una secuencia de baile hecha con música del 2016 ('Good Life' se titula la canción del grupo 'Sweet California') ya decretamos un cierre de pantalla y a buscar otra serie. Es una vergüenza y una perversión a la Historia y al capítulo que le quita toda la poca credibilidad que mantenía. Y si a todo esto le añadimos secuencias con fallos, un ritmo lento innecesario y un entretenimiento paupérrimo, podemos decretar que es un primer capítulo horroroso (¿será el resto de la serie así?).

'Tiempo entre Costuras' o 'Velvet' son algunas de las series de época que se han hecho en España y recuerdan a "Las Chicas del Cable", pero no se pueden comparar en ningún aspecto. Quizás las dos primeras tengan errores y puedan ser aburridas, pero daban la talla y enganchaban al espectador cada semana al sofá y televisor. La nueva obliga al espectador a no seguir sus 16 capítulos y no perder el tiempo.

En conclusión, si queréis ver "Las Chicas del Cable" hacedlo, pero desde Cinezin no os lo recomendamos para nada. Si es cierto que solo hemos visto un capítulo y no podemos juzgar demasiado, pero la importancia de un primer episodio es primordial para motivar al espectador a seguir la serie y ésta parece no saberlo.

Cap comentari :

Publica un comentari a l'entrada